Mercado Medieval de Vic

Mercado medieval de Vic

Si hay una cita que no puedes perderte en diciembre, es el mercado medieval de Vic. Con diecinueve ediciones a sus espaldas, esta feria es una propuesta lúdica y cultural que ofrece al visitante la excusa perfecta para acercarse a la capital de Osona, donde podrá participar en actividades de todo tipo y encontrar una gran variedad de productos, desde embutidos hasta jabones naturales.

El mercado está ambientado con mimo, y todo Vic se vuelca en recrear un escenario auténticamente medieval que te trasladará a otra época. Uno de los platos fuertes es la demostración de antiguos oficios: forjadores, carboneros, alfareros, sopladores de vidrio o cuchareros cobrarán vida de nuevo para sorprenderte con sus habilidades.

Los puestos también están caracterizados, como no podía ser menos, y te ofrecerán una oferta de lo más variada: pan recién hecho, textiles, juguetes de madera, productos de decoración… ¡Seguro que, antes o después, no puedes resistir la tentación!

Entre las actividades, disfrutarás con diferentes representaciones, actuaciones musicales, canto gregoriano, pasacalles y muchas cosas más, que harán las delicias de pequeños y mayores. Torneos de tiro con arco o disputas entre caballeros serán la guinda del pastel para este fin de semana tan especial.

La oportunidad es perfecta para disfrutar de uno de los mejores mercados medievales que Cataluña acoge anualmente; allí, el ambiente, el espíritu y los buenos deseos de organizadores y asistentes confluyen para dar vida a una experiencia única e irrepetible edición tras edición.

Vic es una ciudad acogedora y su casco histórico es el escenario perfecto para que juglares, animales de granja y humildes campesinos vuelvan a la vida durante unas horas. Por si el mercado no fuera de por sí increíble, se celebrará una nueva edición del Mercadal v.o., una reproducción de un mercado del s. XV reconstruida a partir de unas ordenanzas de esa época que se guardaban en el archivo de la ciudad.

Así, podrás ver en vivo una casa de cambio, puestos en los que se venden hierbas aromáticas, pan, queso o pescado, y también verás cómo se vendían los animales en aquella época. Y no solo eso, podrás pasear junto a limosneros, curas y juglares especialmente preparados para la ocasión.

Sin lugar a dudas, vale la pena recorrer los 70 kilómetros que separan Vic de Barcelona para disfrutar de esta fiesta única, que se celebra cada año durante el puente de la Constitución, los días 6, 7 y 8 de diciembre.

Visto así, no está tan lejos de la capital catalana, ¿verdad?

¡Muy importante! Antes de marchar de Vic, no olvides pasar por la taberna: allí podrás degustar la butifarra a la leña, los embutidos caseros, el costillar a la brasa y el increíble vino de la tierra. El mercado medieval de Vic es una fiesta para los sentidos, ¡y el gusto no podía quedarse atrás!
Photo credit: calafellvalo / Foter / CC BY-NC

Albergue Barcelona

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Francés, Catalán

Deja un comentario

(*) Obligatorio, tu correo nunca será publicado