Qué ver en Barcelona: Sant Pere, Santa Caterina y La Ribera

Plaça de Sant Agustí Vell en Sant Pere, Santa Caterina y La Ribera

Tiendas, moda, arte, copas, bullicio, silencio, historia. Todo esto y mucho más te espera en el barrio de Sant Pere, Santa Caterina y la Ribera: moderno y antiguo, obrero y chic, contradictorio y coherente. Como la vida misma. ¿Te lanzas a descubrir todos los secretos que esconden sus calles?

Rodeado por ajetreados barrios como el Gótico, el Borne o el Eixample, el barrio de Sant Pere destaca por su quietud: los vecinos pasean con calma por sus retorcidas calles, pero si prestas un poco más de atención verás que esa tranquilidad es solo aparente: el barrio es un hervidero de tiendas de todo tipo, desde talleres artesanales hasta algunos de los bares de copas más modernos de la ciudad.

Fachada del Palau de la Música Catalana en Sant Pere

Uno de los símbolos de Sant Pere es el Palau de la Música (Autor: MARIA ROSA FERRE / photo on flickr)

Esta zona estaba formada por dos barrios, Sant Pere y Santa Caterina, con un fuerte pasado industrial relacionado con la industria textil que hoy en día se mantiene en forma de cientos de tiendecitas. El crecimiento de la ciudad hizo que estos barrios de origen medieval chocaran con La Ribera, núcleo de pescadores, y que el conjunto acabara convirtiéndose en la acogedora barriada que podemos disfrutar hoy en día.

Otro gran atractivo del barrio, más allá de las tiendas que encontrarás aquí y allá, es el parc de la Ciutadella: 17 hectáreas de terreno para recorrer a pie o en bici en las que relajarse a la sombra de su frondosa vegetación. Encontrarás también diferentes monumentos con los que deleitarte, como la Cascada, en cuya creación participó un jovencísimo Gaudí.

Cascada del Parque de la Ciutadella en Sant Pere, Santa Caterina y La Ribera

La cascada del Parque de la Ciutadella es uno de los rincones con más encanto de La Ribera

También destacan todas las obras que se llevaron a cabo debido a la celebración de la Exposición Universal de 1888: el Castillo de los Tres Dragones, el umbráculo o el hibernáculo, por ejemplo. Su diseño te sorprenderá, ¡seguro! Ah, y no te olvides de echarle un vistazo al zoo: también se encuentra en este parque.

Es muy fácil llegar en transporte público, porque hay muchas líneas de autobús cerca y varias paradas de metro: Ciutadella, Jaume I o Barceloneta, por ejemplo. Y también es muy fácil llegar dando un paseo desde otras zonas más céntricas, como plaza Cataluña o las Ramblas. Eso sí, te recomendamos que ni te plantees venir en coche: aparcar puede convertirse en toda una odisea.

Colorido Mercado de Santa Caterina

El Mercado de Santa Caterina es reconocido por su colorida cubierta (Autor: trilanes / photo on flickr)

Si buscas un lugar donde pasear y ver cómo se funden tradición y futuro, el barrio de Sant Pere y Santa Caterina te espera: eso sí, procura reservar una jornada para la visita, ¡porque perderás la noción del tiempo!

Aquí, cada local tiene una historia y cada segundo ofrece un espectáculo nuevo: lo vintage se mezcla con las últimas tendencias, las pequeñas cafeterías de toda la vida se confunden con los restaurantes más inn y la atmósfera se vuelve más y más intensa a cada paso. ¡Adentrarse en
Sant Pere es toda una aventura! ¿Te atreves?

Albergue Barcelona

Photo credit: inno sense / Foter / CC BY-NC-ND

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Francés, Catalán

One Comment

  1. Pingback: Cosas que no sabías de Barcelona

Deja un comentario

(*) Obligatorio, tu correo nunca será publicado