Sagrada Familia: Obra maestra de Gaudí

Sagrada Familia

Símbolo por excelencia de Barcelona, el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, en el barrio de L’Eixample, representa la obra más reconocida del arquitecto catalán Antoni Gaudí y máximo exponente de la arquitectura modernista. La obra se inició en el año 1882 y todavía hoy continúa. Ocupó toda la vida de su creador, quien se dedicó en cuerpo y alma a hacer de esta iglesia católica el símbolo que actualmente representa.

Antoni Gaudí nació en la comarca catalana del Baix Camp en el año 1852 y, poco a poco, se fue labrando el título de máximo representante del modernismo catalán. La ciudad de Barcelona jugó un papel imprescindible en su vida, pues fue aquí donde se desarrolló su carrera artística y donde se hallan la mayoría de sus obras más importantes, entre las que destacan La Pedrera, la Casa Batllò y el Parc Güell. Gaudí estableció un estilo propio basado en la observación y representación de la naturaleza, hecho que se ve patente en su obra maestra, La Sagrada Familia. Cada año el templo expiatorio recibe la visita de millones de personas, convirtiéndolo en el monumento histórico más visitado de toda España. De manera que, todo aquel que decide visitar la ciudad de Barcelona no puede perder la oportunidad de visualizar en primera persona la grandeza de esta obra modernista y observar cada uno de los detalles que la componen.

Rosetón de la Sagrada Familia

(Autor: mi zuzuvecha)

El edificio de La Sagrada Familia está compuesto principalmente por cuatro fachadas, una cripta, las torres y una escuela, aunque su construcción todavía no ha finalizado y son muchas más las partes que lo conforman. La basílica representa la vida de Jesús, desde su nacimiento hasta su muerte y resurrección, hecho que vemos patente en cada una de sus fachadas. La más destacada es la denominada como Fachada del Nacimiento y está formada por tres pórticos, el de la Fe, el de la Esperanza y el de la Caridad. Se trata de un compuesto arquitectónico espectacular, creado con motivo de la celebración del nacimiento de Jesús, la fe y el amor cristiano. Más allá del significado, Gaudí creó una de las obras de arte más increíbles en cuanto a detalles y espectacularidad visual. La segunda fachada es la de La Pasión y, como su nombre indica, representa la pasión de Jesús, el dolor, sufrimiento, sacrificio y, por último, la muerte. Se trata de un conjunto escultórico impregnado por el dramatismo y una fuerte intensidad emotiva, fruto del acto que muestra. La fachada por la cual se entra al interior del templo expiatorio es la nombrada como Fachada de la Gloria, dedicada a las virtudes opuestas al pecado y la gloria de Jesús. Por último, destaca la Fachada del Ábside, construida sobre la cripta y creada para consagrar a la Madre de Diós.

No te pierdas el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, observa cada uno de los grupos escultóricos que la componen y conoce su interior, será una experiencia única.

Autor foto portada: Juanedc / photo on flickr

Albergue Barcelona

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Francés, Catalán