Rincones de Barcelona: El Hospital de Sant Pau

Rincones de Barcelona El Hospital de Sant Pau

Con la presencia del bar modernista “1902” en una de las esquinas de la entrada antigua del Hospital de Sant Pau, el tintineo de las copas se acompaña del trajín de los camareros de lunes a domingo. Allí, muchos turistas se unen a los vecinos del barrio en el vermut, o en un agradecido desayuno de fin de semana que nos ayuda a desperezarnos entre cafeína y unas tostadas francesas, sin olvidarnos que estamos en una de las mejores terrazas de Barcelona.

El Recinto Modernista del Hospital de Sant Pau

Poco después, todo está listo para lanzarse a una de las visitas más imprescindibles, concurridas y necesarias del modernismo catalán; una obra que se hermana de algún modo con la Sagrada Familia, a los pies de la Avenida Gaudí que da comienzo en el Hospital de Sant Pau, pero quizá todavía más con el Palau de la Música Catalana (1905-1908), que también surgió de la mano creadora del arquitecto Lluís Domènech i Montaner, encargado de muchos edificios clave del siglo XIX y principios del XX, como el Hotel España, el Gran Hotel, la Casa Thomas o la Casa Lleó Morera.

Casa de Convalescència

La Casa de Convalescència es uno de los múltiples edificios que alberga el Recinto Modernista del Hospital de Sant Pau (Autor: Catalan Art & Architecture Gallery (Josep Bracons) via Foter.com / CC BY-SA)

Pero acercarse al Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, nombre original del conjunto, es algo más; un retazo de historia, de cambio y de vida que bebía del trabajo realizado por el Hospital de la Santa Cruz desde principios del siglo XV —hoy, reconvertido en la Biblioteca de Cataluña, el Institut d’Estudis Catalans, la Escuela Massana y dos bibliotecas públicas— y que, siglos después, fue construido en dos fases, por Domènech i Montaner y su hijo, Domènech i Roura, en dos etapas que estructuraron la construcción de los 27 pabellones.

Una visita al Hospital de Sant Pau nos transporta hacia una visión donde el mármol, la naturaleza y el exotismo se dispersan en edificios nutridos de una enorme individualidad entre sí, una arquitectura que narra una historia conjunta a través de las edificaciones en las nueve manzanas del Ensanche (Eixample) que ocupó en un inicio. A nuestro paso, encontraremos las galerías subterráneas que facilitaban el traslado de los enfermos entre los diferentes pabellones y permitían mantenerlos separados y aislados por necesidad. El antiguo hospital, hoy convertido en un museo vivo de cien años de historia de la ciudad, se concibió como un microcosmos donde todos los servicios básicos estaban asegurados: agua, alcantarillado, calles, una iglesia y un convento, con elementos principalmente góticos, neogóticos y mozárabes.

Cúpula Interior Hospital de Sant Pau

El Modernismo Catalán sigue presente en el interior del Hospital de Sant Pau. (Autor: Photo credit: Daniel García Peris via Foter.com / CC BY-ND)

El paulatino traslado de servicios del Hospital de Sant Pau hacia el edificio nuevo termina en el año 2000, donde empieza una restauración progresiva del antiguo complejo que finaliza en 2015 con una gran reinauguración donde se suman vecinos y visitantes, como la realizada en 2009.

Si nos decidimos a realizar una visita a este conjunto modernista, no solo nos podremos permitir el lujo de leer una parte de la historia, con pabellones separados entre hombres y mujeres y dedicados a las distintas dolencias tratadas a principios del siglo pasado, sino también a parte de la obra de Domènech i Montaner, donde destaca la geometría, la orientación contraria a la distribución cuadriculada del Ensanche (que no agradaba al arquitecto) y la colaboración de todo tipo de artistas del momento, como Gargallo, Labarta o Perpinyà.

Si vienes a Barcelona, alójate en el mejor albergue de Barcelona. ¡Alójate en elAlbergue Pere Tarrés!

Albergue Barcelona

Photo credit: Daniel García Peris via Foter.com / CC BY-ND

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Catalán

Deja un comentario

(*) Obligatorio, tu correo nunca será publicado