Paseando por la Avenida Diagonal

La Diagonal es el corazón, el núcleo, el centro, la línea. La avenida que corta l’Eixample divide una ciudad en dos partes; al norte, Sarrià, Gràcia, Horta-Guinardó, Sant Andreu y Sant Adrià; al sur, Les Corts, Sant Martí, Poble Sec, Sants…  Diez kilómetros de longitud que atraviesan una ciudad de barrios, historias y grandes y pequeños momentos.

Hoy, a finales de 2014, una de sus partes más céntricas está siendo remodelada (el segmento ubicado entre la calle Balmes y el Paseo de Gracia); los nuevos tiempos obligan a la centenaria avenida a adecuarse a los propósitos de los habitantes y los visitantes de la ciudad; especialmente, en lo que respecta al ancho de las aceras y el carril bici —fuertemente criticado desde su construcción a causa de la ineficiencia de su trazado.

Su recorrido se diseñó a través de l’Eixample para alcanzar la Plaza de las Glorias Catalanes (lo que, hoy día, es Glòries), cerca de Gran Vía, que por aquel entonces ya no pudo rivalizar con la posición de Plaza Cataluña.

Disseny Hub y Torre Agbar. Modernos edificios de la Plaza de las Glorias (Autor: )

Disseny Hub y Torre Agbar. Modernos edificios de Glòries (Autor: jacqueline.poggi / photo on flickr)

¿Qué le espera al turista a lo largo de más de diez kilómetros de la avenida? Búhos, centros comerciales, monumentos, edificios emblématicos y mucho más; pero solo para quien se atreva a recorrer la avenida de punta a punta, o quien decida escoger ciertos tramos de la misma que guardarse en la retina.

Quizá la Diagonal más conocida sea aquella más céntrica; la Diagonal del enorme búho de Rótulos Roura en la plaza Jacint Verdaguer, que vigila el lugar desde las alturas, ya sin sus neones publicitarios y recordando una ciudad que se perdió a finales de los años sesenta.

El Buho de Rótulos Roura preside

El Búho de Rótulos Roura preside la Plaza Jacint Verdaguer

A la Casa de les Punxes le pasa algo similar, en realidad; testigo modernista de la Barcelona de principios de siglo que recuerda el intento de la arquitectura catalana de volver a los orígenes, igual que otros exponentes que aún laten, como la torre Bellesguard o el Hospital de Sant Pau.

Casa de les Punxes de Cadafalch

Casa de les Punxes del arquitecto modernista Puig i Cadafalch

A lo largo de la avenida Diagonal también se suceden los centros comerciales, donde podemos visitar tres de los principales edificios de El Corte Inglés, así como otras cadenas de moda, complementos, ocio y restauración como l’Illa Diagonal o Diagonal Mar. El gran número de servicios que se encuentran a lo largo y ancho de la avenida demuestran la importancia de un proyecto centenario que vive y late.

Los Tres Molinos, el edificio del Grupo Planeta, el hotel Rey Juan Carlos I o el Palacio Real de Pedralbes, por un lado; la Casa Serra, la de les Punxes o la torre Agbar, por el otro. Todos ellos exponentes de una historia que embriaga, engancha, recuerda y acerca hacia otras figuras y épocas.

Y es que la avenida Diagonal es eje histórico, comercial y empresarial desde su construcción, y por el ambiente que en ella se respira todo indica que visitantes y ciudadanos seguirán caminando y disfrutando de ella durante ciento cincuenta años más, por lo menos.

Autor: Perry Mason / photo on flickr

Albergue Barcelona

Share

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Francés, Catalán

3 Comments

  1. Pingback: Glories - www.todobarcelona.org

  2. Pingback: La ruta del modernismo

  3. Pingback: Los 7 mejores spas para relajarse en Barcelona

Deja un comentario

(*) Obligatorio, tu correo nunca será publicado

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.