Las chocolaterías de Barcelona

Chocolateria barcelona

Uno de las tradiciones más típicas de Barcelona, y también en España, es tomar un chocolate acompañado de crujientes churros, de una suave ensaimada o de un delicioso croissant. Las chocolaterías de Barcelona forman parte del patrimonio gastronómico y cultural de la ciudad, característico del buen vivir de sus habitantes. Además entrar en uno de estos establecimientos significa descubrir lugares históricos con más de 50 años de vida siendo testigos de la vida de los barceloneses. Os proponemos un recorrido por las mejores chocolaterías de Barcelona.

La calle Petritxol

En pleno centro, escondida entre la calle Portaferissa y la Iglesia del Pi, encontraréis el epicentro de la Barcelona chocolatera, la calle Petritxol. Entre las diferentes galerías de arte presente en esta pequeña calle, se alojan las chocolaterías mas reconocidas de Barcelona.

Granja La Pallaresa

Os será muy fácil encontrarla por las colas de gente esperando sus deliciosos chocolates a la taza, y sobre todo su “suizo” con nata acompañado de unos churros. Este lugar propone diversas bebidas calientes y postres típicos de Cataluña desde 1947. La decoración rústica y los camareros, todos hombres y vestidos de una bata blanca os harán viajar en otra época. Todos los productos propuestos en la Granja Pallaresa son caseros, es un sitio imprescindible para los amantes del buen chocolate.

Carrer de Petritxol, 11

Dulcinea

La Dulcinea es un lugar encantador, de decoración clásica con su altillo, sus mesas y sillas de madera que te transporta al pasado. Podréis probar su chocolate con melindros (galleta seca alargada y con los extremos redondeados, de textura ligera y muy esponjosa, un producto gastronómico muy típico en Cataluña). La Dulcinea es todo un clásico de la ruta del chocolate de Barcelona.

Chocolaterías del centro de Barcelona

Viader

Si queréis conocer una chocolatería auténtica, muy cerca de las Ramblas, Viader es tu sitio. Le Granja Viader se fundó en 1904 y he ha hecho feliz a varias generaciones de barceloneses. Se dice que es el lugar donde se inventó el “Cacaolat”. No solo el chocolate es el rey en este lugar, os invitamos a probar también sus postres. Como sus vecinos de Petrixol es probable que haya cola y tendréis que ser un poco pacientes para disfrutar de su chocolate con unos ricos melindros, bollos o churros.

Xuclà 4-6, El Raval,
08001 Barcelona

Cafè de l’Òpera

Frente al Teatro Liceu, en plena Ramblas, este café modernista del principio del siglo XX es un lugar imprescindible. Como su nombre indica es el café donde la gente, venía y viene, a relajarse después de disfrutar de la ópera. Un lugar ideal, junto a todos los ya citados, si queréis disfrutar de un buen chocolate con churros.  Un oasis de autenticidad entre las tiendas de “souvenirs” y franquicias de comida rápida que abarrotan las Ramblas.

La Rambla, 74, Barrio Gotico

Xurreria

¡Aquí no hay chocolates! Pero sí unos deliciosos churros y otros tipos de dulces para llevar que te puedes comer caminando por las estrechas calles del Call y del Gótico. Podrás comprarlos recién hechos y pagar al peso. Es una parada obligatoria si quieres caer en una “dulce tentación”. ¡Todo un clásico!

Banys Nous, 8, Barrio Gotico
08002 Barcelona

Albergue Barcelona

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Francés, Catalán