Monumentos de Barcelona: La Pedrera

Chimeneas de La Pedrera

En el chaflán entre Paseo de Gracia y calle Provenza se alza orgulloso un edificio monumental: se trata de La Pedrera, conocida también como Casa Milà. Esta vivienda, concebida por el genio creativo de Gaudí, se ha convertido en una de las obras modernistas más famosas en el mundo entero. ¿Nos acompañas a conocerla un poquito mejor?

Lo primero que destaca de esta construcción es la fachada, que se divide en tres partes: una en Paseo de Gracia, otra en la calle Provenza y una más en la zona central, que ocupa el espacio entre ambas y actúa como chaflán. Cada una de ellas está coronada por varias palabras del Ave María y suman un total de 150 ventanas.

De La Pedrera destaca especialmente el simbolismo religioso con el que Gaudí quiso impregnar al edificio: además de las inscripciones del Ave María, se proyectó un conjunto escultórico de la virgen con el Niño Jesús que no llegó a producirse nunca.

Además, se trata de una obra típicamente gaudiniana, que evoca la naturaleza en cada pequeño detalle: las ondulaciones de la fachada representan el oleaje marino, y abundan las estrellas de mar, los pulpos y otros animales marinos en la decoración interior. También llaman mucho la atención los balcones, realizados con hierro de forja y decorados con motivos abstractos y recreaciones de plantas trepadoras.

Puerta Acristalada y Vestíbulo de La Pedrera

Toda La Pedrera tiene un aire místico y fantástico, hasta la uerta de entrada. (Autor: beckstei / photo on flickr)

Gaudí se preocupó tanto de la concepción del exterior como del interior, y se encargó hasta de los más pequeños detalles: las puertas y las ventanas siguen estrictamente la estética modernista y se realizaron pinturas murales de inspiración mitológica y religiosa, como los siete pecados capitales.

La Casa Milà contaba con todas las ventajas de la época: agua caliente, luz eléctrica, garaje… Esto se debe a que el espacio donde se edificó La Pedrera estaba ocupado por un chalet que servía como límite fronterizo entre Barcelona y Gracia, que era una villa separada de la ciudad hasta su anexión en 1897, y que se convirtió en el epicentro del Eixample barcelonés, lugar elegido por la burguesía de la ciudad para fijar su residencia.

Patio interior de La Pedrera

En la Pedrera, hasta el Patio de vecinos es digno de visita (Autor: Jsome1 / photo on flickr)

Y de esta manera, La Pedrera se erigió sobre 6 plantas, entre las que se dividieron la vivienda de los propietarios (el matrimonio Milà), un sótano destinado a trastero, garaje y sala de máquinas, y 14 viviendas más destinadas al alquiler, repartidas entre la primera y la cuarta planta.

Con el paso de los años el uso del edificio ha ido cambiando, y actualmente se trata de una fundación en la que se realizan diferentes actividades: exposiciones, conferencias, debates, espectáculos… Se ha convertido en todo un referente cultural de la ciudad, y cualquier visita a Barcelona debe tener allí una parada obligatoria.

Especialmente interesante es el programa “Pedrera secreta”, con el que podrás realizar una visita guiada a la casa durante la noche y disfrutar de una experiencia única, íntima e inolvidable. ¡Vale la pena, ya lo veás!

Albergue Barcelona

Photo credit: angelocesare / Foter / CC BY-ND

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Francés, Catalán

2 Comments

  1. Pingback: Obras desconocidas de Gaudí - Todo Barcelona

  2. Pingback: La Noche de los Museos Barcelona 2017 - Todo Barcelona

Deja un comentario

(*) Obligatorio, tu correo nunca será publicado