La Barcelona Olímpica, un cambio de época

La Barcelona Olímpica - Todo Barcelona

Mucho antes de que Montserrat Caballé y Freddie Mercury hicieran vibrar a toda la ciudad de Barcelona durante una época de renovación que el artista británico, de origen parsi e indio, no pudo ver cómo concluía, Barcelona renovaba su aspecto del Paseo Marítimo a las montañas de Collserola.

La Barcelona Olímpica

Un cambio que afectó a la ciudad a todos los niveles desde 1986 y que concluiría poco antes de las fechas marcadas, y se extiende hasta la actualidad más inmediata. Las rondas que conectarían a los habitantes de la ciudad condal y gran parte de su área metropolitana, el paseo del mar, las playas, la villa olímpica que se rehabilitó entre Ciutat Vella y el Pueblo Nuevo, el Palau Sant Jordi de Arata Isozaki y muchas otras instalaciones que ayudaron a conformar lo que hoy es Barcelona, dando alas a otros proyectos que llegarían posteriormente, como el Fórum Universal de las Culturas que bebía de las ideas del, por aquel entonces, alcalde de Barcelona Pasqual Maragall i Mira.

En 2012, estos cambios se podían ver documentados gracias al diario El Periódico, a través de más de seis años de trabajo que el equipo de la productora Clara Films había realizado mediante 3.000 horas de grabación que documentaban este proceso de cambio. De la renovación de todo un barrio en el distrito de Sant Martí y de grandes obras de infraestructura a los pies de la Barceloneta y de la Sierra de Collserola, donde los campos de cultivo por encima de Horta y del Guinardó dejarían paso a una nueva zona de viviendas donde el equipo de periodistas reseguiría los acontecimientos que trajo 1992.

villa olímpica de Barcelona

Los juegos olímpicos de Barcelona 92 sirvieron para remozar la ciudad. El Barrio de Sant Martí es un claro ejemplo de la Barcelona Olímpica.

Sin embargo, entre las grandes obras que modificaron por completo y por siempre la ciudad destaca el silenciado barrio obrero de Icaria, entre la zona del puerto y las vías del cercanías, que fue conocido por su carácter industrial como el Manchester catalán. Todo ello daría paso a la zona residencial de la Vila Olímpica, cuyo signo distintivo sería la construcción de dos enormes edificios: la Torre Mapfre y el Hotel Arts, perteneciente a la familia Ritz-Cartlon.

De algún modo, este nuevo mundo se abría paso con grandísimos cambios que daban por concluidas las primeras pruebas olímpicas que verían Cataluña y España en directo: zonas residenciales y una ciudad más estructurada, verde y conectada con el exterior aunque, para muchos, también menos natural y auténtica, se consolidaba en el Mediterráneo. Una Barcelona que apostaba por los grandes proyectos urbanísticos de amplios paseos y cinturones viarios de gran capacidad para ofrecer una solución a la ampliación y reordenación de muchos de sus espacios.

Fruto de todos estos cambios nacía un espacio frente al mar que, entre las playas de Nova Icària y la Barceloneta, nadie había imaginado y una ciudad que conseguía rivalizar con otras grandes metrópolis y capitales mundiales, pero que intentaba seguir manteniendo su esencia.

Tras la Barcelona Olímpica este es el gran reto que acoge la ciudad en el siglo XXI, un espacio que, como demuestra el proyecto de Canòpia Urbana en Las Glorias, no excesivamente lejos de aquella Barcelona que mira al mar desde más cerca, sigue luchando contra la masificación e intentando preservar su carácter.

Albergue Barcelona

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Francés, Catalán

One Comment

  1. Pingback: La Nueva Barcelona - www.todobarcelona.org

Deja un comentario

(*) Obligatorio, tu correo nunca será publicado