Glories

Plaza de Glories

Pasar unos días en Barcelona significa que, antes o después, pasarás por Glories, el nombre popular con el que se conoce a la Plaza de las Glorias Catalanas. El espacio que ocupa ha sido un punto clave para la historia de la ciudad y cuenta actualmente con muchísimos puntos de interés.

Podrás ver de cerca, por ejemplo, la famosa torre Agbar o visitar el mercado-feria de Bellcaire, también conocido como els Encants Vells: este mercado ambulante y de antigüedades viene celebrándose desde el s. XIV. Hoy en día, podrás disfrutar de todo lo que ofrece los lunes, miércoles, viernes y sábado de 8 de la mañana a 9 de la noche. Y por si fuera poco, ¡Glories también acoge un centro comercial! Sin ninguna duda, es el punto perfecto para un día de compras y trajín.

La Antigua Feria de Bellcaire se ha remodelado con un moderno edificio, llamándose actualmente Encants de Barcelona (Autor: Ad Roicke / photo on flickr)

También es el punto de partida perfecto para una ruta hacia diferentes zonas de la ciudad: por una parte, podrás recorrer el nuevo espacio 22@; conecta con la Ciutadella y la Vila Olímpica y es la puerta de acceso a Poblenou. En la Plaza de las Glorias confluyen tres de los grandes de Barcelona: la Gran Vía de las Cortes Catalanas, la Diagonal y la avenida Meridiana: es, por lo tanto, uno de los puntos neurálgicos de la ciudad.

La fisonomía de esta plaza ha ido cambiando en el tiempo, y es que su  historia ha sido accidentada desde que Ildefons Cerdà, el gran arquitecto catalán, la proyectara en 1859. La presencia de las vías del tren hizo que su trazado tuviera que ser poligonal, y cuando se inauguró en 1863 era una encrucijada de vías de ferrocarril y vapor.

A principios del s. XX acogió un sinfín de manifestaciones obreras, huelgas y redadas, y el estallido de la Guerra Civil paralizó las obras que habrían de soterrar las catenarias de trenes y tranvías. El estraperlo y el barraquismo también tuvieron cabida en la posguerra, y no fue hasta 1951 cuando Glories adquirió forma circular. Sin embargo, la gran transformación de la plaza llegó en los años 60 y se culminó en la década de los 80, con motivo de la proclamación de Barcelona como sede olímpica de 1992. Fue en estos años cuando se construyó el famoso anillo viario que la ha caracterizado durante años.

Edifico FAD (Fomento de las Artes y del Diseño) en Glories (Autor: Remoto13 / photo on flickr)

Pese a todos los cambios sufridos con el paso del tiempo, la Plaza de las Glorias conserva todavía algunos ecos del pasado: la Farinera del Clot toma tanto el nombre como la estructura de la Harinera Mercedeso Jaime, que se mantuvo en activo durante casi un siglo: desde 1892 hasta 1991. También se ha conservado una palmera, de las más de 200 que dibujaban el camino hasta la mansión de la familia Caubet.

Actualmente, la Plaça de les Glories está inmersa en un intenso proceso de remodelación que cambiará totalmente su aspecto, cuyo objetivo es convertir este punto en una gran zona verde de carácter peatonal. Conjugar tantos años de historia con una propuesta de futuro es, sin duda, complejo: habrá que esperar varios años hasta la finalización del proyecto, ¡así ya tendrás excusa para volver!

Photo credit: Daniel Cossio / Foter / CC BY-NC-ND

Albergue Barcelona

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Francés, Catalán

2 Comments

  1. Pingback: Barcelona, una ciudad cosmopolita - todobarcelona.org

  2. Pingback: Torre Agbar: el nuevo icono de Barcelona - Todo Barcelona

Deja un comentario

(*) Obligatorio, tu correo nunca será publicado