Escapada a Lleida

Escapada a Lleida

A poco más de una hora de la capital, Lleida se despierta como un destino diferente de la Cataluña más desconocida. Más allá del modernismo, las aglomeraciones, el Bicing como forma de ir de arriba para abajo, y el “hacer” un café a media tarde, hay un mundo fuera, y Lleida es un gran exponente de todo aquello que podemos perdernos por prescindir de cuarenta y ocho horas de aventuras.

Así que la próxima vez que te decidas a viajar a la ciudad, plantéate escapar por un par de días de los “pixapins” y los “camacos”, porque Barcelona está genial, y por eso seguirá esperándote cuando vuelvas con una sonrisa de oreja a oreja de otras zonas de Cataluña.

48 horas de escapada a Lleida

Para los aficionados a la historia, la ciudad de Lérida se remonta al siglo VI a. C., donde los ilergetes estuvieron aliados con Cartago y dominaron la región hasta la derrota de Asdrúbal; romanizada más tarde, y en manos de visigodos y musulmanes en los siguientes siglos al igual que el resto de los territorios.

Seu Vella de Lleida

La Seu Vella es un símbolo de la ciudad de Lleida (Autor: Malkav / Foter / CC BY)

Una visita actual tiene que empezar por obligación en el casco antiguo, donde la Seu Vella, símbolo de la ciudad, se presenta como una construcción realizada durante gran parte del siglo XIII, ofreciendo un románico tardío con algunos elementos góticos; destaca el claustro que también hace funciones de mirador.

En nuestra visita también tendremos la posibilidad de disfrutar de la arquitectura de la zona, donde el Pont Vell en honor a Indibil y Mandoni, símbolos de la ciudad de Lleida, las puertas románicas, la parroquia de Sant Llorenç o el Parc dels Camps Elisis al otro lado del Segre constituyen algunos de los grandes incentivos de un paseo por la capital de la provincia.

Palacio de congresos de la Llotja de Lleida

La Llotja de Lleida es un edificio moderno que no te dejará indiferente (Autor: Perrimoon / Foter / CC BY)

También la Catedral de Lleida, el Castillo del Rey o de La Suda, el Teatre de la Llotja, el Museu d’Art Jaume Morera e incluso algunas muestras de modernismo que pueden apreciarse entre las calles son opciones más que interesantes a través de las que reseguir el pasado de la ciudad.

Sin embargo, son los alrededores de Lleida aquellos que llamarán la atención a los más excursionistas y aventureros, con propuestas de primer nivel como la zona de Alfés, donde podemos encontrar incluso pinturas prehistóricas en el Abrigo de Alfés, así como zonas del Pirineo catalán como la Presa de Cavallers o la zona de la Vall d’Aran.

Si por algo destaca Lleida es por la na

Si por algo destaca la provincia de Lleida es por los espacios naturales que la rodean. La imagen corresponde al Lago mayor de Colomers (Autor: guillenperez / Foter / CC BY-ND)

Más accesible aún están el Parc Natural de Montsec, en la sierra catalanoaragonesa, el Castell del Gardeny —construido por los templarios en el siglo XII, alojó a Jacques de Molay, último gran maestro de la Orden del Temple— o los dólmenes de Castelbó son solo algunas de las grandes historias que oculta el trayecto de algo más de cien kilómetros que separa la capital de otras grandes historias y vivencias que podemos degustar en otras zonas cercanas.

Una experiencia a la que no todos se atreven a lanzarse, pero que no hay persona que no la recomiende; ¡atrévete a vivir unos días diferentes resiguiendo el pasado y el presente de Cataluña!

El Youth Hostel Pere Tarres es el albergue de Barcelona ideal para alojarse durante tu estancia en la ciudad. ¡Te esperamos!

Albergue Barcelona

Photo credit: Marc Herrero / Foter / CC BY-ND

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Francés, Catalán

Deja un comentario

(*) Obligatorio, tu correo nunca será publicado