El Park Güell

Park Güell

El Park Güell es uno de los lugares más emblemáticos y visitados de Barcelona, y no es para menos: este enorme jardín de más de 17 hectáreas recoge todo el genio creativo de su diseñador, Antoni Gaudí, y fue el lugar donde el artista pudo experimentar numerosas soluciones estructurales que culminarían en la ejecución de la Sagrada Familia años después.

Se trata de un espacio integrado con la naturaleza, y buena prueba de ello son las columnas, construidas imitando la forma y textura de los árboles, y la inexistencia de formas rectas: predominan las líneas onduladas y geométricas. Cuenta con una gran carga simbólica y supone la puesta en común de los valores de Gaudí y Eusebi Güell, el conde que fue mecenas del arquitecto.

La entrada al parque es una alegoría que representa la entrada al Paraíso, y contiene un fuerte simbolismo político y religioso; se concentran referencias al desarrollo de la burguesía catalana y también a la cultura grecorromana. Aquí encontrarás dos preciosos pabellones, uno de administración y otro que actúa como portería, el primero rematado con una esbelta torre con la típica cruz gaudiniana y el otro con una bóveda en forma de seta.

A continuación, encontrarás uno de los símbolos más internacionales del Park Güell: la escultura del dragón, ubicada en la escalinata de acceso al parque, que alberga tres fuentes con conjuntos escultóricos que representan los países catalanes: la primera fuente está representada por dos círculos, uno que simboliza el mundo y otro, el trazo del compás del arquitecto; la segunda contiene el escudo de Cataluña y una serpiente, que puede representar tanto la medicina como la serpiente de Moisés; y la tercera, la del dragón o salamandra, rememora la ciudad de Nîmes, donde se crió el conde Güell.

La escalinata culmina en una sala hipóstila que, inicialmente, iba a utilizarse como mercado: en un principio, este parque iba a ser una urbanización. El proyecto fracasó porque la zona, cuando se estaba construyendo, estaba poco urbanizada y alejada del centro de la ciudad, por lo que hubo muy poco interés en comprar alguna de las parcelas.

Dragón

Parte de la escultura del Dragón en la escalinata frente a la entrada principal al ParK Güell (Autor: mizuzuvecha)

El corazón del Park Güell está compuesto por una inmensa plaza oval flanqueada por un inmenso banco de más de 100 metros de longitud, cubierto por el característico trencadís que se creó con restos de cerámica. Aunque es mayoritariamente abstracto, podrás encontrar en él los signos del zodíaco, peces y alguna otra forma. ¡Anímate a encontrarlas todas! A modo de curiosidad, la plaza no está pavimentada porque drena el agua de lluvia, que filtra por las columnas hasta un depósito subterráneo que sirve para regar el parque.

Para transitar por el parque, Gaudí diseñó varios viaductos por los que podían circular carruajes, acompañados por unos caminos porticados para los transeúntes; se inspiran en diferentes estilos arquitectónicos: románico, gótico y barroco.

En la parte más elevada del Park Güell encontrarás el Calvario, un monumento que evoca los talayotes de la cultura balear: aquí iba a construirse una capilla, pero el fracaso del proyecto urbanístico hizo que la idea no cuajara. En su lugar, Gaudí decidió construir este monumento megalítico en memoria de unas cuevas prehistóricas que se habían encontrado en el propio parque.

Photo credit: Martin Pilát / Foter / CC BY-NC-ND

Albergue Barcelona

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Francés, Catalán