5 cosas que no sabías de la Plaza de Cataluña

La Plaça de Catalunya

Es el centro de Barcelona y punto de encuentro de los barceloneses y de inicio y muchas veces también el final para las primeras rutas de los visitantes.

Pero ¿conoces las curiosidades que esconde la Plaza de Cataluña de Barcelona?

La Plaza de Cataluña no debería existir

Lo que hoy es la Plaza de Cataluña no fue previsto en el Plan Urbanístico de Ensanche de la Ciudad de Barcelona encargado a Ildefons Cerdà en 1860. Cerdà situó una manzana ,como en el resto del Eixample, desplazando el centro de la ciudad a la Plaza de las Glorias. El Ayuntamiento quería otro tipo de ensanche y Antoni Rovira i Trias proyectó una Barcelona al estilo de París, centralizada en una gran plaza llamada Fórum de la Reina Isabel II. Finalmente en 1895 la presión del Ayuntamiento consiguió que ese espacio se convirtiera en la Plaza de Catalunya.

Pla Cerdà (1854) sense la Plaça Catalunya

Las grandes mansiones

La Plaza de Cataluña era la manzana número 39 del Eixample y se permitió construir varias casas, la primera de todas fue la Casa Gibert. Propiedad de una importante familia de la época, se comenzó a construir en 1860 y la Reina Isabel II fue invitada a la colocación de la primera piedra. La casa estaba situada en el espacio que hoy ocupan las dos fuentes que dan a la Ronda de Sant Pere. Comenzó una carrera para construir las mejores casas de la ciudad como la Casa Rosich y Estruch o teatros y entretenimientos como el Panorama Waterloo, el Café ‘la Pajarera’, el Siglo XX, el Teatro del Buen Retiro o el conocido Circo Ecuestre . En 1895 fueron derribados todos los edificios y el espacio quedó desierto hasta el 1902, cuando se inició la primera urbanización de la plaza.

Casa Gibert (1865) Plaça de Catalunya

El rascacielos perdido

El 29 de septiembre de 1920 la revista American Architect se hacía eco del plan para construir el primer rascacielos de España. Debía ser una torre de estilo neogótico de 130 metros de altura y 30 pisos que debía estar en el espacio que hoy ocupa el edificio ‘El Triangle’ y que debía contener oficinas, hoteles y una estación en el subsuelo , lo único que sí se construyó. La idea surgió en la cabeza de su promotor, Ramon Sellés y Miró quien fue a buscar a los arquitectos americanos John Mead Howells y John Gamble Rodgers, creadores de la sede de Chicago Tribune, para que proyectaran el primer rascacielos de España. Pero en esto quedó, en un proyecto que no volvió a la luz hasta 2009, cuando se mostró en maqueta a la exposición ‘Cerdà, 150 años de modernidad‘.

El gratacels de la Plaça de Catalunya (American Architect)

El rascacielos de la Plaza de Cataluña – 1920 (American Architect)

La primera galería subterránea de Europa

En 1940 se inauguraba la Avenida de la Luz, la primera galería comercial subterránea de Europa. Fue construida a partir de las obras de soterramiento del Ferrocarril de Sarrià de 1929 y diseñada por Jaume Sabaté Quixal. La Avenida medía 170 metros de largo e iba desde la calle de Bergara hasta la Rambla. Contaba con 2000m2, 68 tiendas e incluso un cine. Tuvo tanto éxito que en 1949 fue declarada por el ayuntamiento punto de interés para los visitantes. A partir de los años 60 inició una lenta pero imparable degradación hasta mayo de 1990, en que fue cerrada. Hoy sólo quedan los accesos que dan a la estación de FGC de Plaza de Cataluña y la parte ocupada por una perfumería. El resto fue remodelado en la ampliación de la estación de tren o está tapiado.

Avenida de Luz 1950 - Plaça de Catalunya

¿Por qué se conoce como Plaza de Cataluña?

No se sabe con certeza el origen el nombre. Lo que hoy es la Plaza de Cataluña era una de las zonas exteriores de la muralla de la ciudad medieval. Los circos itinerantes, ferias o mercados instalaban en la explanada junto al Portal del Ángel. Cuando se permitió derribar las murallas, los barceloneses no dudaron en hacer su aquel espacio y bautizarlo como ‘Plaza de Cataluña’ a pesar de los intentos de las autoridades para darle otro nombre, como por ejemplo Foro de Isabel II. Intentos que nunca cuajaron.

albergue barcelona

Esta entrada también está disponible en: Francés, Catalán