Cómo hacer un “pa amb tomàquet” perfecto

Pa amb tomàquet

Uno de los platos tradicionales de la cocina catalana es el pan con tomate, sinónimo de gastronomía catalana. Locales y visitantes de la ciudad lo encuentran en casi todos los bares y los catalanes lo comen durante todo el año: en invierno en las calçotades o acompañando un plato de embutidos, con pescado, queso o sólo. El pan con tomate tiene su historia y su manera de hacerse.

Vamos a hacer pan con tomate

El origen del plato no está claro. Aunque el escritor y gastrónomo Néstor Lujan lo situa por primera vez en un libro de gastronomía catalana en 1884 y hoy es casi un símbolo nacional de Cataluña, el pan con tomate esta muy extendido por España. Se sabe que a mediados del siglo XIX el tomate se usaba para ablandar pan reseco y se le añadía aceite para darle sabor. Lo encontramos en Andalucía o Múrcia con el nombre de media tostá con tomate y se sirve con una picada de jamón ibérico, también en Valencia con el nombre de pa amb tomaca o en Aragón con el nombre castellano de pan con tomate.

Pero ¿cómo podemos hacer un buen pan con tomate fuera de Cataluña? Esto es lo que necesitas.

  • Pan de verdad
  • Tomate maduro o de la variedadramallet
  • Sal
  • Aceite de oliva

¿Parece fácil verdad? Pues no tanto. Vamos paso a paso.

Primero el pan, que es la base de todo. Hay que evitar el pan de tipo baguette, especialmente el industrial, y el pan de molde o envasado. Hace falta un pan de verdad, a ser posible artesano o de panadería y con la corteza crujiente: el típico es el pan de ‘payés‘, pero también sirve el pan de tipo gallego o la chapata. ¡Ah! El pan debe estar tostado.

El tomate también es algo muy importante. En Cataluña se usa la variedad conocida como ‘de penjar’ (de colgar) o ‘de ramallet’ de origen mallorquín, una variedad muy jugosa que cuando se frota contra el pan con los dedos, el tomate no moja el pan sino que lo impregna y al final sólo queda una fina piel. En caso de no tener esta variedad de tomate, siempre podemos usar un tomate bien maduro, pero nunca, nunca, nunca, nunca, nunca, repetimos nunca usaremos tomate triturado, ni lo mezclaremos en un bol con el aceite y la sal ni usaremos uno de esos preparados horrorosos de pantumaca de supermercado. Y recuerda: el tomate se corta por la mitad en su ecuador, nunca de ‘arriba a abajo’.

El aceite debe ser de oliva y cuánto más virgen mejor, evitaremos aceites de gira-sol o similares. Al añadir el aceite hay que ser generoso, dejando que éste impregne el pan. Por último añadiremos la sal, que va al gusto de cada uno.

A partir del básico tradicional catalán, podemos hacer variaciones: podemos fregar un ajo antes de añadir el tomate o no tostarlo, si el pan tiene suficiente calidad y está acabado de hacer. Podemos usar alguna sal especial tipo ‘maldon’ o cristales de sal marina o incluso añadir alguna especie aromática, pero eso depende del gusto de cada uno.

Por último el pan con tomate se puede comer sólo, como plato único, o acompañarlo de embutidos ibéricos o catalanes o queso. Y para beber, siempre queda bien una buena copa de vino.

albergue barcelona

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Francés, Catalán

One Comment

  1. Pingback: Cuáles son los platos tradicionales catalanes - www.todobarcelona.org

Deja un comentario

(*) Obligatorio, tu correo nunca será publicado