Entrevista con Andrés y Jimena, bloggers de La Vida de Viaje

La vida de viaje

La Vida de Viaje es el blog viajero que cuenta las aventuras de Andrés y Jimena, una pareja de argentinos que colgaron las alforjas en sus bicicletas y salieron a darle la vuelta al cuentakilómetros.

¿Cómo surge la idea de crear La Vida de Viaje?

Todo nació después de nuestro primer viaje al Norte Argentino como mochileros. Si bien ya estábamos de novios hacía varios meses, decidimos viajar por separado y con amigos en fechas distintas. Hubo un antes y un después desde ese momento porque cuando nos volvimos a reencontrar en Buenos Aires luego de 15 días de estar viajando, nos planteamos las mismas inquietudes y preguntas sobre lo que queríamos para nuestras vidas. Los dos éramos publicistas y el estar 8 horas o más enfrente de una computadora, encerrados en una oficina, no nos gustaba en absoluto. Sabíamos que la vida debe ser vivida de otra manera, a un ritmo más lento, con objetivos más profundos que tener un sueldo a fin de mes. En ese momento de incontables dudas y miedos, nos preguntamos qué nos gustaba hacer realmente y la respuesta fue viajar, escribir y fotografiar, nuestras tres grandes pasiones. Y así nació La Vida de Viaje, porque queríamos vivir la vida haciendo lo que más disfrutamos hacer.

¿Qué os ha llevado a viajar en bicicleta?

Cuando regresamos a Buenos Aires después de ese viaje fugaz como mochileros, Andrés se reencuentra con su primo, un fanático de las bicicletas, que estaba por salir en dos ruedas a recorrer parte de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza. Ahí empezamos a investigar sobre el mundo de los cicloviajeros, de cómo es eso de viajar arriba de una bicicleta, pero tuvimos opiniones desencontradas: Andrés tenía muchísimas ganas de hacer una travesía de este tipo pero Jimena no, se moría de miedo. A pesar de todo, decidimos afrontar nuestros temores y priorizar las ganas de viajar. Finalmente encontramos que la bicicleta era la mejor manera de conectarnos con el camino y de viajar a nuestro propio ritmo.

Simultaneáis vuestro viaje con un proyecto Foto Documental. ¿En qué consiste?

Queríamos compartir nuestras experiencias desde el primer momento que pensamos y planeamos el viaje. Por eso decidimos armar un blog (lavidadeviaje.com) donde transmitiríamos a través de relatos y fotos todo lo que fuésemos viviendo en nuestro primer y gran viaje de 6600 kilómetros por Argentina. Al poco tiempo incluimos vídeos, consejos y guías de viaje: como también estuvimos del otro lado llenos de miedos y preguntas, de ningún modo podíamos mantener todo lo aprendido sólo para nosotros. Otro proyecto que está naciendo es publicar un libro sobre las experiencias vividas durante la aventura.

la vida de viaje-2

Un tópico, ¿Cuál es vuestra anécdota más divertida?

La más graciosa sin lugar a dudas fue cuando estábamos rodando por la mítica Ruta 40 (la carretera que une al país de punta a punta) en la provincia de Santa Cruz. Ese día fue fatal para nosotros: se había levantado una tormenta de viento de más de 150km/h y el único lugar que encontramos para protegernos fue un refugio muy chiquito en la entrada de una estancia. Los vidrios estaban rotos y había maderas que no nos inspiraban confianza. Las bicicletas las habíamos dejado a metros nuestro apoyadas en un cartel sobre la banquina (arcén). No se nos ocurría otra cosa que leer, entonces Jime decide ir en búsqueda de un libro de viajes que estaba leyendo. Abre la alforja, vuelve al refugio, se agacha y cuando está por entrar se golpea la cabeza con una madera que cruzaba el ingreso a esa especie de casita rutera de mala muerte. Por suerte, tenía el casco puesto. Pero después de reírse un rato, se sientan con Andrés a comer unas galletas con paté y de golpe se siente otro ruido extraño y ve en cámara lenta cómo se le está cayendo otra madera en su hombro derecho. El impacto no fue para preocuparse pero los dos no paramos de reír, estábamos tentados por lo bizarro que era la situación: estábamos en el medio de una ruta desértica, encerrados en un refugio de 2×2 que se caía a pedazos y con una tormenta de viento que lo único que nos permitía hacer era mirarnos las caras. Cosas que pueden suceder en la Patagonia Argentina.

¿Y el peor lugar en el que habéis dormido?

El peor fue en Mendoza, más precisamente en un antiguo puesto de vialidad nacional al costado de la Ruta 40. El único lugar que encontramos para acampar fue una construcción de ladrillos sin techo ni ventanas. Esa noche se levantó muchísimo viento que entraba por todos los rincones del puesto y la carpa se movía como si afuera hubiese un tornado. Habremos dormido sólo 2 horas en toda la noche. Lo bueno fue que nos reímos de la situación pero la realidad es que nos sentíamos adentro de una película de terror.

Viajando en bicicleta se conoce mejor la realidad de cada región ¿Qué o quién os ha marcado?

Fueron tantas las personas que nos marcaron que todas a su manera nos dejaron una palabra, una enseñanza, un gesto, un abrazo, una sonrisa. Y no sólo fueron los que conocimos en el camino, también están los que a través de las redes sociales y blog, nos escribían mensajes de aliento y buena energía. Eso es lo bueno del compartir un viaje: se llega a muchísima más gente de la que uno se pueda imaginar.

la vida de viaje-1

De momento no habéis visitado Barcelona, pero ¿Hay algún lugar en particular que no os gustaría perderos?

¡Todos! Sabemos que Barcelona es un lugar ideal para recorrer en bicicleta y lo tenemos anotado en nuestro extenso listado de “lugares que sí o sí queremos conocer“. Su arquitectura, barrios, playas, arte y música callejera nos llama muchísimo la atención y la Ciutat Vella nos parece un lugar ideal para perderse y encontrarse.

¿Qué imagen tenéis de Barcelona?

Una ciudad como sacada de un cuento, pero a la vez bohemia y repleta de arte.

¿Qué es lo que más valoráis a la hora de hacer una recomendación a vuestros seguidores? 

Si quieren hacer un viaje en bicicleta que hablen con “palabras autorizadas”, es decir, personas que ya hayan hecho viajes de este tipo y que los puedan asesorar sobre qué cosas les sirvieron y cuáles no. El espacio que uno tiene en las alforjas (o los bolsos que van enganchados en el portaequipaje trasero y delantero de la bici) es limitado, con lo cual no se puede llevar un ropero porque ese peso es el que se traslada durante el viaje. Lo positivo de todo esto es que uno toma consciencia de que se puede viajar con muy poco. Otro miedo que muchos tienen es la relación viaje largo-dinero y la realidad es que viajando de esta forma no se necesitan grandes cuentas bancarias. En nuestro caso ahorramos antes de viajar, pero también imprimimos postales, señaladores, imanes y calcomanías con fotos que tomamos en viajes anteriores y las ofrecemos a voluntad en las plazas de los pueblos y de las ciudades donde paramos. Eso, sumado a la hospitalidad de toda la gente que nos cruzamos, hace posible que continuemos con nuestra vida de viaje. Resumiendo: la recomendación que más hacemos es que se puede.

la vida de viaje-3

¿Qué es imprescindible llevar en el portaequipajes?

En base a nuestra experiencia lo fundamental es contar con una carpa de calidad, cómodos aislantes para un buen dormir y un buen cortaplumas. La cocina es un punto importante: los cartuchos de recarga de las clásicas cocinas de camping suelen ser caros y de poca duración. Contar con una cocina a combustión como la MSR ahorra mucho dinero. Para nosotros es imprescindible un espejo retrovisor para ver qué pasa con el tráfico detrás nuestro y punteras en los pedales para que el pie esté en una correcta posición. Otras cosas que no pueden faltar son el bloqueador solar y anteojos para protegernos del sol y el viento.

Podéis encontrar La Vida de Viaje en:

http://lavidadeviaje.com/

https://www.facebook.com/LaVidaDeViaje

https://twitter.com/lavidadeviaje

https://www.youtube.com/user/lavidadeviaje

Albergue Barcelona

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Francés, Catalán

Deja un comentario

(*) Obligatorio, tu correo nunca será publicado